Archivo de la categoría: Relatos cortos

Relatos cortos e historias escritas al amparo de un proyecto de casa rural en navarra

El orfanato

Fotografía de Angel M. Corredor.

A pesar de que no me apetecía, había decidido acudir a la cita que habían convocado para el día 15 ex alumnos de la Universidad Laboral en Gijón. Estaba sumido en otra de esas crisis que no me abandonaban. No sabía qué hacer, estaba inquieto, lo único que tenía claro es que quería salir de la ciudad. Estaba hastiado del ambiente en el que vivía. Sigue leyendo

Sin retorno

El reloj marcaba las nueve de la noche, había elegido una tarde bochornosa del mes de junio para montar la cocina. Un calor sofocante lo acompañó durante todo el tiempo que permaneció en el piso. Tenía ganas de marcharse. Recogió la herramienta y salió hacia el coche. Media hora lo separaba de la ducha y una cerveza fría. Sigue leyendo

La cueva de San Prudencio, una mirada al pasado

cueva de san prudencio

En el pilar central, en la mitad del mismo, se encuentra la cueva de San Prudencio, a cuarenta metros de altura.

Hemos quedado en Ganuza con Luis, Ana y Verónica, vienen de Logroño. Un día vieron el vídeo “La Cueva más salvaje de Navarra”, de paseoscortosyvinosblancos.com, y pensaron que no podían perderse esta excursión. Llegan alrededor de las once. Koldo será nuestro guía, nos conducirá hasta la cueva de San Prudencio. Sigue leyendo

Sueños de lluvia

sueños de lluvia

Fotografía de Javier Vieras

Me he levantado agotado. Una larga pesadilla ha ocupado el sueño de toda la noche. No es la primera vez, desde la reunión del 11 de mayo con mis compañeros de la laboral, esa intensa y agotadora pesadilla se repite.

No siempre son los mismos sueños, no siempre la misma secuencia. A veces son sólo imágenes cargadas de sombras que presagian miedo y angustia. Sigue leyendo

Art Jazz Quartet en Garrapinillos

art jazz quartetEste Sábado decidimos bajar a Garrapinillos para ver la actuación del grupo Art Jazz Quartet. Cuando llegamos, a eso de las nueve menos cuarto, ya habían empezado a tocar. Una atmósfera singular se había adueñado del local: un sonido de “música en vivo”, un cuarteto de Jazz que había desterrado a la televisión, una luz tenue, un público muy atento. Sí, algo extraordinario estaba sucediendo en Casa Indalecio.

Alrededor de cuarenta personas, de pie en la barra o sentados, seguíamos atentamente las filigranas de un saxo o una guitarra, a veces del contrabajo o la batería, que nos trasladaban a los años treinta a través de unas composiciones que no habían envejecido. Sigue leyendo

Regreso al pasado

Son las siete y cuarto de la tarde, Pili me deja en el Paseo Echegaray. Me asomo a la plaza del Pilar, al fondo, a la derecha, distingo un grupo de personas ataviadas de pelo cano y colores oscuros. Me voy acercando, estoy acojonado, no voy a reconocer a nadie. Llego al grupo, algunos de ellos se acercan y me saludan amablemente, poco a poco voy estrechando la mano de todos. Respiro tranquilo. Sigue leyendo