Ancianos de película

Rate this post

Ancianos - cartel de la películaUn atardecer tardío, casi un anochecer de agosto, unos ancianos decrépitos se colaron en casa. Pusimos esta película, una comedia de éxito, temiendo que su contenido nos dejara más tristes de lo que ya estábamos. Me impresionó, no podía dejar de pensar en ella. Un activismo de viejo se apoderó de mi. Con un poco más de sosiego, ésta es una de las lecturas que hice.


Se puede pensar que a la vejez ya se ha echado el resto, que ya no queda nada por hacer, sólo esperar. Esta película parece decirnos lo contrario. Nos expone una realidad de amores valientes, de amistades comprometidas. Proclama una responsabilidad social que no se espera de unos ancianos. El compromiso con la vida es muy exigente hasta el final.

Creo que el anciano debe ampararse en una comunidad que lo proteja de los abusos y el desprecio de una sociedad a la que ahora estorba. Que le proporcione los medios necesarios para sentirse persona y le evite la humillación de sufrir el desapego de los suyos.

Sospecho que lo único que queda por salvar es la dignidad: la dependencia, el dolor, la enfermedad, la soledad, la pobreza, … pueden acabar con ella. Muchos se verán en la tesitura de tomar la decisión de quitarse la vida.

Una conclusión que da miedo

Había buscado algunas estadísticas para ilustrar estos párrafos pero no he podido añadirlas. Son excesivamente elocuentes. Basta con decir que la esperanza de vida  es una trampa. “La incidencia de la demencia aumenta exponencialmente con la edad” , las posibilidades de padecer un cáncer también.